h1

Los riesgos de las plantas en casa

4 agosto 2013

IMG_8029

Por Óscar Ortega García | @relatosurbanos

Todos saben que dormir con plantas en la misma habitación puede causar la muerte. Pero lo que la mayoría ignora es que son las mujeres quienes, cuando les hablan, les informan quiénes son sus víctimas. Las aconsejan y les indican estrategias seguras, confiables, certeras. Esta historia la veo a diario.

Una mañana cualquiera noté a una señora que, muy temprano, regaba las plantas de su antejardín. La doña le susurraba algo a las flores, que se abrieron, como si se pusieran en estado de alerta, cuando yo pasé cerca de ellas.

Ese mismo día, pero en la noche, mi esposa me pidió que sacara tres matas desde la sala hasta el balcón, donde ella las riega. Me negué. Ella sacó las plantas, las regó y, una vez terminó, entró una hortensia a la habitación.

—¿No es peligroso? —, le dije.
—No, para nada —respondió—. Además, no me digás que vos creés en eso de que una mata se roba tu oxígeno en las noches.

No pegué ojo. Me quedé en vela toda la noche, esperando el zarpazo o sentir cuando el oxígeno empezara a faltar.

No es asunto de superstición ni mito alguno. Las mujeres han entrenado las plantas desde tiempos milenarios. La exposición mediática más relevante la hizo Uma Thurman, cuando encarnó a Hiedra Venenosa, en Batman y Robin (1997).

IMG_8275

Las más mordaces son aquellas que florecen. Al parecer, su belleza colorida emana un polvillo que acrecienta la imposibilidad que suele existir para acusar a alguien por su apariencia. Entonces, el estereotipo causa su efecto sicológico y, cuando la víctima descubre el plan, la planta aviva su clorofila y los colores explotan en la cara de aquella. “No, es imposible”, repite en su cabeza y olvida su hallazgo.

Pero, como siempre, el mal puede ser combatido con otro mal. Así que desde hace poco más de un mes compré una planta para que me defendiera. Es un cactus: intimidante, valiente y armado.

Lo curioso es que, desde que mi esposa empezó a hablarle, el cactus decidió cambiar su carácter. Y ayer en la tarde, cuando regresamos de caminar, noté que había florecido.

cactus

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: